The Fort Worth Press - Médicos y pacientes ucranianos se reúnen en un hospital de Alemania

USD -
AED 3.673016
AFN 71.737228
ALL 92.504722
AMD 387.156217
ANG 1.800157
AOA 848.359004
ARS 889.580927
AUD 1.508751
AWG 1.8025
AZN 1.703567
BAM 1.801999
BBD 2.016769
BDT 117.160363
BGN 1.801999
BHD 0.376468
BIF 2867.093564
BMD 1
BND 1.348689
BOB 6.901921
BRL 5.138719
BSD 0.998848
BTN 83.019118
BWP 13.570738
BYN 3.268807
BYR 19600
BZD 2.01336
CAD 1.36675
CDF 2810.00011
CHF 0.914499
CLF 0.032842
CLP 906.220468
CNY 7.241992
CNH 7.26126
COP 3864.74
CRC 512.092873
CUC 1
CUP 26.5
CVE 101.593956
CZK 22.705302
DJF 177.841249
DKK 6.87691
DOP 58.819736
DZD 134.383379
EGP 47.144437
ERN 15
ETB 57.390519
EUR 0.92175
FJD 2.26765
FKP 0.796099
GBP 0.78505
GEL 2.70968
GGP 0.796099
GHS 14.532639
GIP 0.796099
GMD 67.774965
GNF 8586.17036
GTQ 7.758787
GYD 208.974064
HKD 7.81284
HNL 24.683282
HRK 6.979956
HTG 132.795872
HUF 354.269684
IDR 16045
ILS 3.658575
IMP 0.796099
INR 83.05245
IQD 1308.425853
IRR 42075.000091
ISK 138.170072
JEP 0.796099
JMD 156.318238
JOD 0.708896
JPY 156.873999
KES 130.349572
KGS 87.955704
KHR 4074.261759
KMF 455.650128
KPW 899.999697
KRW 1366.349793
KWD 0.30701
KYD 0.832358
KZT 442.391855
LAK 21378.357212
LBP 89445.15594
LKR 299.212236
LRD 193.574997
LSL 18.479837
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.839913
MAD 9.963146
MDL 17.71963
MGA 4426.221956
MKD 56.774312
MMK 2097.572212
MNT 3449.999773
MOP 8.03796
MRU 39.739565
MUR 46.079845
MVR 15.459914
MWK 1731.791588
MXN 16.672615
MYR 4.709637
MZN 63.496955
NAD 18.480124
NGN 1468.150173
NIO 36.762335
NOK 10.5915
NPR 132.830884
NZD 1.633275
OMR 0.384669
PAB 0.998848
PEN 3.734095
PGK 3.881697
PHP 58.190296
PKR 277.863546
PLN 3.92215
PYG 7512.783895
QAR 3.641506
RON 4.586599
RSD 107.934675
RUB 91.625017
RWF 1313.493343
SAR 3.750603
SBD 8.475185
SCR 13.659033
SDG 600.999662
SEK 10.660099
SGD 1.349602
SHP 1.26345
SLE 22.847303
SLL 20969.50094
SOS 571.000261
SRD 32.274498
STD 20697.981008
SVC 8.740038
SYP 2512.529855
SZL 18.363661
THB 36.649681
TJS 10.767402
TMT 3.51
TND 3.11875
TOP 2.364801
TRY 32.224902
TTD 6.783065
TWD 32.229839
TZS 2596.949818
UAH 40.091215
UGX 3800.617312
UYU 38.439213
UZS 12698.207951
VEF 3622552.534434
VES 36.500745
VND 25471
VUV 118.72199
WST 2.803093
XAF 604.373704
XAG 0.032815
XAU 0.000428
XCD 2.70255
XDR 0.754503
XOF 604.373704
XPF 110.701654
YER 250.349933
ZAR 18.41569
ZMK 9001.187991
ZMW 26.658682
ZWL 321.999592
Médicos y pacientes ucranianos se reúnen en un hospital de Alemania
Médicos y pacientes ucranianos se reúnen en un hospital de Alemania / Foto: © AFP

Médicos y pacientes ucranianos se reúnen en un hospital de Alemania

En los mástiles que se elevan frente al hospital UKSH de Lubeca ondean cuatro banderas de Ucrania. En este centro sanitario al norte de Alemania, pacientes huidos de este país en guerra son tratados por sus compatriotas.

Tamaño del texto:

Originaria de Chernivtsi, una ciudad ucraniana cerca de la frontera con Rumanía, Oleksandra Shaniotailo, de 31 años, fue contratada hace dos meses como auxiliar de enfermería.

"Estoy esperando que me reconozcan el diploma de enfermería", explica a AFP en un alemán recién aprendido. "En Ucrania, trabajé 11 años en un hospital", dijo la joven mujer que acudió el viernes a la recepción de su ministro de Asuntos Extranjeros, Dmytro Kuleba.

- Jóvenes refugiadas -

Al margen de la reunión de los jefes de la diplomacia de los países del G7 cerca de Lubeca, el ministro ucraniano visitó este hospital que se ha hecho cargo de 61 refugiadas que quieren convertirse en enfermeras.

Antes de una sesión de selfis, las mujeres dirigen al ilustre visitante algunas palabras llenas de fervor patriótico.

"Durante cinco meses estoy trabajando en un ambulatorio antes de iniciar un curso de cuatro meses para el reconocimiento de mi diploma", indica Anastasia Demisheva, de 20 años, originaria de la misma ciudad.

La joven, cuyo cuidado maquillaje apenas camufla su extrema palidez, sirve la comida a los enfermos, los lava y los ayuda a desplazarse por los largos pasillos del hospital que emplea a unos 2.000 médicos repartidos entre Lubeca y la ciudad de Kiel, algo más al norte.

En paralelo, cursa clases de alemán para poder conversar con fluidez con sus pacientes.

El UKSH, uno de los mayores establecimientos hospitalarios universitarios de Alemania con más de 2.600 camas en Lubeca y Kiel, también trata a pacientes ucranianos.

"Tenemos pacientes que estaban siendo tratados por cáncer y su quimioterapia se interrumpió" con la guerra, explica a AFP el presidente del centro sanitario, Jens Scholz, de 63 años.

- "Inmensa suerte" -

Entre ellos, Oleg Kovalenko está siendo curado por un cáncer diagnosticado en Kiev. En su bata hospitalaria amarilla, el hombre comparte con el ministro su agradecimiento por haber sido acogido en esta ciudad alemana.

"Es una inmensa suerte", dice en ucraniano antes de pronunciar "danke", "gracias" en alemán.

El hospital también atiende a niños ucranianos que tenían pendientes importantes intervenciones quirúrgicas por problemas cardíacos.

"Casi 500 pacientes ucranianos han sido recibidos" desde finales de febrero, una mayoría en el hospital de día, explica Scholz.

Cuando la guerra se cernió sobre este país del este de Europa, el UKSH entregó material médico y medicinas a los hospitales de Leópolis, Yitomir o Ivano-Frankivsk, además de recaudar más de 3 millones de euros para ayudas.

El 19 de mayo debe salir hacia Ucrania un quinto convoy cargado con aparatos respiratorios, camas de hospital y material quirúrgico.

Detrás de esta cooperación iniciada ya en 2014, cuando estalló la guerra contra separatistas prorrusos en el Donbás y Moscú se anexó Crimea, está una pareja de ucranianos empleados en el hospital como bióloga y cirujano.

"Vivo desde hace 12 años [en Alemania], me he convertido en jefe médico de trasplantes", explica a AFP Grigorij Lapshyn, de 40 años. Estando aquí, "puedo ayudar mejor a los ucranianos que si me hubiera quedado en mi país", opina.

Las jóvenes ucranianas recién llegadas se convertirán en enfermeras. "Ucrania se beneficiará también", asegura el cirujano, rebatiendo las críticas de quienes consideran que deberían estar cuidando de los heridos de guerra.

La pareja no puede camuflar el dolor ante los hechos en su país natal.

"Mi corazón sangra", dice Olga Lapshyna. "Me pregunto a menudo qué hago aquí. ¿Por qué tengo el privilegio de estar aquí?", admite.

"A veces no sientes más emociones, solo el deber", continúa su esposo. "Debes ayudar a la gente, nos llaman permanentemente", agrega.

A lo largo de su rápida visita, el ministro les rindió su particular homenaje.

"La guerra no es solo de soldados que combaten (...) Estoy muy emocionado de que hayáis podido encontrar el papel que podéis desempeñar" en este conflicto, dijo Dmytro Kuleba.

M.Delgado--TFWP