The Fort Worth Press - En la bombardeada Bajmut solo queda acostumbrarse a la muerte o huir

USD -
AED 3.672698
AFN 71.945485
ALL 94.960531
AMD 393.846385
ANG 1.801124
AOA 836.999659
ARS 871.222503
AUD 1.55364
AWG 1.8
AZN 1.695038
BAM 1.83576
BBD 2.017834
BDT 109.678146
BGN 1.833114
BHD 0.376952
BIF 2863.860782
BMD 1
BND 1.361392
BOB 6.92047
BRL 5.230089
BSD 0.999343
BTN 83.424286
BWP 13.880363
BYN 3.270509
BYR 19600
BZD 2.014455
CAD 1.372055
CDF 2804.999945
CHF 0.911415
CLF 0.03476
CLP 959.140293
CNY 7.243103
CNH 7.25076
COP 3914.37
CRC 501.88194
CUC 1
CUP 26.5
CVE 103.497311
CZK 23.660799
DJF 177.961329
DKK 6.993375
DOP 58.973709
DZD 134.591437
EGP 48.366499
ERN 15
ETB 56.783619
EUR 0.93735
FJD 2.27385
FKP 0.802762
GBP 0.80729
GEL 2.665019
GGP 0.802762
GHS 13.442026
GIP 0.802762
GMD 67.898872
GNF 8591.300757
GTQ 7.77274
GYD 209.087752
HKD 7.83327
HNL 24.672655
HRK 7.08016
HTG 132.571793
HUF 369.308011
IDR 16225.5
ILS 3.761585
IMP 0.802762
INR 83.412902
IQD 1309.179651
IRR 42062.503778
ISK 141.080091
JEP 0.802762
JMD 155.755169
JOD 0.708801
JPY 154.73802
KES 131.420148
KGS 89.016498
KHR 4061.442577
KMF 462.574951
KPW 900.00035
KRW 1379.410487
KWD 0.308205
KYD 0.832833
KZT 445.917026
LAK 21309.367374
LBP 89493.241975
LKR 301.830298
LRD 193.19797
LSL 19.149539
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.876103
MAD 10.12418
MDL 17.898442
MGA 4405.89831
MKD 57.775798
MMK 2098.648395
MNT 3450.000346
MOP 8.062869
MRU 39.699267
MUR 46.530067
MVR 15.449961
MWK 1732.323375
MXN 17.02422
MYR 4.784984
MZN 63.501654
NAD 19.1502
NGN 1075.749863
NIO 36.784997
NOK 11.00678
NPR 133.47882
NZD 1.691655
OMR 0.384961
PAB 0.999352
PEN 3.728775
PGK 3.79767
PHP 57.482502
PKR 278.12632
PLN 4.034967
PYG 7393.467242
QAR 3.640502
RON 4.664701
RSD 109.828002
RUB 93.902594
RWF 1288.636086
SAR 3.751203
SBD 8.440171
SCR 14.107988
SDG 586.000211
SEK 10.90442
SGD 1.361175
SHP 1.26345
SLE 22.847303
SLL 20969.503664
SOS 571.504567
SRD 34.527002
STD 20697.981008
SVC 8.744134
SYP 2512.53037
SZL 19.212683
THB 36.971976
TJS 10.918161
TMT 3.51
TND 3.150987
TOP 2.39395
TRY 32.608898
TTD 6.786184
TWD 32.642497
TZS 2580.000227
UAH 39.789467
UGX 3807.995194
UYU 38.370925
UZS 12689.249946
VEF 3622552.534434
VES 36.296673
VND 25450.5
VUV 118.722038
WST 2.803608
XAF 615.696599
XAG 0.035874
XAU 0.000423
XCD 2.70255
XDR 0.758877
XOF 615.69082
XPF 112.45032
YER 250.349427
ZAR 19.07945
ZMK 9001.201861
ZMW 25.658907
ZWL 321.999592
En la bombardeada Bajmut solo queda acostumbrarse a la muerte o huir
En la bombardeada Bajmut solo queda acostumbrarse a la muerte o huir / Foto: © AFP

En la bombardeada Bajmut solo queda acostumbrarse a la muerte o huir

"Ocurrió sin más, un día nos acostumbramos", explica Serguii en Bajmut, ciudad del este de Ucrania bombardeada por Rusia desde hace meses, sin mirar hacia arriba incluso cuando una salva de misiles Grad le pasa por encima.

Tamaño del texto:

En la acera mojada, mezclada con las hojas de otoño, aún puede verse la sangre fresca de su vecino, una de las siete víctimas mortales del bombardeo de la víspera.

"Al principio, cada 'bum' nos daba miedo, pero nos hemos acostumbrado", dice el hombre en pantuflas y chándal.

Han pasado cuatro meses desde que este pequeño pueblo minero del este de Ucrania quedó destrozado por el enfrentamiento entre tropas ucranianas y rusas.

Esta batalla es una de las más largas desde que comenzó la guerra en febrero.

En Bajmut, sobre la que el ejército ruso -ayudado por los mercenarios del grupo paramilitar Wagner- presiona a diario, los últimos habitantes se han habituado a la muerte.

En escenas surrealistas, puede ver a ancianos pedaleando tranquilamente en bicicleta bajo los bombardeos o niños en patinete sobre aceras que tiemblan por los ataques.

En este pueblo fantasma privado de luz, agua y teléfono, grupos de supervivientes, vestidos día y noche con sus ropas de invierno, se ocupan principalmente de cortar leña para calentarse y cocinar juntos al pie de las rejas de los edificios.

Pese a ello, cuando un disparo de mortero estalló el lunes en la fachada de una de las construcciones en el suroeste de la ciudad, Serguii corrió con otros vecinos a refugiarse bajo un porche.

- "Ya no puedo quedarme" -

Pero hay lugareños que ya ni se molestan.

"Salimos y vimos a ese hombre, tirado aquí, con el pecho abierto y sin cabeza. Ni siquiera podemos saber quién era, estaba allí como un pedazo de carne", continuó con frialdad el hombre de 56 años, que no quiere dar su apellido.

"Cuidado, esto está lleno de cristales", guía con voz temblorosa Zoya Timoshenka, de 73 años, a su apartamento en el primer piso del edificio afectado.

Las hermosas cortinas bordadas enmarcan ahora un cuadrado de vacío por donde pasa el viento helado y la llovizna.

"Con lo que ocurrió ayer, este hombre muerto abajo, ya no puedo quedarme más", dice su nuera, Natalia Timoshenka, de 48 años, quien ha venido a recoger a Zoya y algunas cosas antes de que llegue el autobús que las evacuará a Dnipro.

"Aquí, si nos quedamos, no hay 36.000 opciones: o nos entierran bajo los escombros, o perdemos un brazo o una pierna, o morimos", dice Timoshenka antes de entrar precipitadamente, con su vida entera en tres bolsas de la compra, en el vehículo amarillo que había venido a sacarlas de este infierno.

C.Rojas--TFWP