The Fort Worth Press - La vida cerca del frente en Ucrania continúa bajo tierra

USD -
AED 3.672501
AFN 71.631438
ALL 95.179683
AMD 395.104736
ANG 1.797381
AOA 837.498008
ARS 869.237794
AUD 1.554195
AWG 1.8
AZN 1.701434
BAM 1.836854
BBD 2.013648
BDT 109.668421
BGN 1.83251
BHD 0.376867
BIF 2857.437455
BMD 1
BND 1.359167
BOB 6.919837
BRL 5.234097
BSD 0.997254
BTN 83.437693
BWP 13.783827
BYN 3.26325
BYR 19600
BZD 2.010274
CAD 1.377395
CDF 2790.000542
CHF 0.910901
CLF 0.035477
CLP 978.93054
CNY 7.238294
CNH 7.24577
COP 3892.15
CRC 499.695365
CUC 1
CUP 26.5
CVE 103.559035
CZK 23.680222
DJF 177.591556
DKK 6.99551
DOP 58.949243
DZD 134.767364
EGP 48.504975
ERN 15
ETB 56.74331
EUR 0.93758
FJD 2.2733
FKP 0.802762
GBP 0.80325
GEL 2.660158
GGP 0.802762
GHS 13.439585
GIP 0.802762
GMD 67.95006
GNF 8573.06225
GTQ 7.771668
GYD 209.210483
HKD 7.83024
HNL 24.710119
HRK 7.08016
HTG 132.186009
HUF 368.270061
IDR 16264
ILS 3.788405
IMP 0.802762
INR 83.59605
IQD 1306.393708
IRR 42062.502706
ISK 140.919985
JEP 0.802762
JMD 155.057507
JOD 0.708704
JPY 154.397497
KES 132.506959
KGS 89.005103
KHR 4033.444879
KMF 463.599363
KPW 900.00035
KRW 1381.515005
KWD 0.30814
KYD 0.83106
KZT 447.831426
LAK 21217.063637
LBP 89307.005868
LKR 301.172633
LRD 193.302457
LSL 19.097503
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.866755
MAD 10.142332
MDL 17.821188
MGA 4375.579989
MKD 57.733301
MMK 2094.241819
MNT 3450.000346
MOP 8.059525
MRU 39.674972
MUR 46.545857
MVR 15.450203
MWK 1728.672797
MXN 16.97042
MYR 4.7903
MZN 63.503078
NAD 19.020154
NGN 1140.639968
NIO 36.706879
NOK 11.013005
NPR 133.496743
NZD 1.69278
OMR 0.384948
PAB 0.999202
PEN 3.759609
PGK 3.78625
PHP 57.307502
PKR 277.616959
PLN 4.067412
PYG 7380.814008
QAR 3.640498
RON 4.664899
RSD 109.811985
RUB 94.149546
RWF 1285.490659
SAR 3.751136
SBD 8.475185
SCR 13.514704
SDG 585.999461
SEK 10.946365
SGD 1.361005
SHP 1.26345
SLE 22.847303
SLL 20969.503664
SOS 571.501412
SRD 34.7755
STD 20697.981008
SVC 8.725851
SYP 2512.53037
SZL 18.978656
THB 36.795966
TJS 10.916399
TMT 3.505
TND 3.162999
TOP 2.39395
TRY 32.484495
TTD 6.771463
TWD 32.353016
TZS 2577.917756
UAH 39.433649
UGX 3812.144578
UYU 38.872792
UZS 12680.000115
VEF 3622552.534434
VES 36.243564
VND 25405
VUV 118.722038
WST 2.803608
XAF 614.865536
XAG 0.035449
XAU 0.000422
XCD 2.70255
XDR 0.757759
XOF 614.865536
XPF 111.575035
YER 250.35005
ZAR 19.01195
ZMK 9001.19651
ZMW 25.206689
ZWL 321.999592
La vida cerca del frente en Ucrania continúa bajo tierra
La vida cerca del frente en Ucrania continúa bajo tierra / Foto: © AFP

La vida cerca del frente en Ucrania continúa bajo tierra

El frente está muy cerca, pero en Kryvyi Rig, en el sur de Ucrania, los niños pueden pese a todo participar en una competición de artes marciales en un refugio antinuclear.

Tamaño del texto:

Niños y niñas se suceden en atuendos blancos para las finales de la competición municipal anual, en este búnker construido en los años 1960 para hacer frente a cualquier ataque nuclear durante la Guerra Fría.

Luego se enfrentan, bajo la mirada de sus padres, con rostros cansados, sentados en bancos o apoyados en las paredes.

"Psicológicamente, es importante para los niños ver que los adultos no los han olvidado", opina Anatoli Voloshin, entrenador nacional.

"No han ido a la escuela desde hace meses. Necesitan sentir que vuelven a contar", añade.

Anatoli Voloshin ejerce de maestro de ceremonias, en ausencia del vicealcalde, Serguii Miliutin, que está en su oficina atento a los cortes de electricidad que afectan a su ciudad.

- "Sangre fría" -

Tras ocho meses de guerra, el vicealcalde, un hombre alegre y robusto de 45 años, tiene la costumbre de estar pegado a su teléfono. Las últimas noticias del frente aumentan su buen humor habitual.

Las fuerzas rusas han sido repelidas a cerca de una hora de carretera de los alrededores de Kryvyi Rig, ciudad industrial y rusohablante de la que son originarios el presidente Volodimir Zelenski y su esposa.

Pero al acercarse los duros meses de invierno, las fuerzas rusas han golpeado la red eléctrica del país.

El responsable municipal, mientras mordisquea un bocadillo, busca los distritos de su ciudad que necesitan ayuda urgente.

"Claro que estoy cansado físicamente", admite. Pero "hay que mantener la sangre fría y ahorrar energía. Nadie sabe cuánto va a durar esto".

Kryvyi Rig, igual que otras ciudades industriales en Ucrania, intenta encontrar una especie de equilibrio entre la desesperación y la alegría.

La cercanía de un misil, o --cada vez con más frecuencia-- de un dron suicida es anunciada por los desgarradores sonidos de las sirenas, noche y día.

El anuncio de cada misil abatido es celebrado en las redes sociales, en este país que parece haber transferido en el mundo virtual buena parte de su vida diaria.

Algunos barrios están totalmente destruidos, sin luz ni corriente, pero otros en cambio rebosan de gente que va a hacer sus compras, o pasea a sus perros, sin preocuparse por las alertas aéreas.

- "No dejen de estar atentos" -

El vicealcalde no sabe cómo hacer para que la población se tome las sirenas antiaéreas en serio, como lo hacía en los primeros días de la guerra.

"Pasamos buena parte de nuestro tiempo recordando a la gente que 'por favor, no dejen de estar atentos, no bajen la guardia'", asegura con voz preocupada.

Las escuelas y los cines están cerrados en el país debido a las amenazas de bombardeos.

Para intentar darle un símil de normalidad a la vida de los habitantes, Kryvyi Rig transformó su refugio antinuclear, igual que otras construcciones subterráneas parecidas, en sala de espectáculos y de competiciones deportivas.

Acoge también conciertos de música pop así como espectáculos del equipo de Kvartal 95, la sociedad de producción de la que Zelenski era copropietario y la estrella, hasta su elección al frente del país en abril de 2019.

Pese a tener la guerra a sus puertas, centenares de personas pasan ahí sus fines de semana.

Han sido necesarios algunos meses, explica Miliutin, para que la gente se dé cuenta que es posible tener una vida casi normal gracias a estos búnkeres olvidados, presentes en todo el país desde la época soviética.

"Todo el mundo es muy feliz ahí abajo", asegura el entrenador Anatoli Voloshin. "Es como si no hubiera guerra".

A.Nunez--TFWP