The Fort Worth Press - Sobrevivir es una cuestión de suerte en el este de Ucrania

USD -
AED 3.673042
AFN 70.642244
ALL 92.090162
AMD 387.733554
ANG 1.801038
AOA 872.635041
ARS 923.859707
AUD 1.495886
AWG 1.8
AZN 1.70397
BAM 1.795712
BBD 2.01772
BDT 117.421843
BGN 1.798041
BHD 0.376624
BIF 2878.299591
BMD 1
BND 1.344259
BOB 6.905385
BRL 5.600104
BSD 0.999311
BTN 83.605013
BWP 13.532571
BYN 3.27044
BYR 19600
BZD 2.014323
CAD 1.37715
CDF 2830.000362
CHF 0.888829
CLF 0.033859
CLP 941.752743
CNY 7.270395
CNH 7.285695
COP 4046.274618
CRC 524.353854
CUC 1
CUP 26.5
CVE 101.239499
CZK 23.180504
DJF 177.927742
DKK 6.855904
DOP 59.165404
DZD 134.516825
EGP 48.216499
ERN 15
ETB 57.287059
EUR 0.91805
FJD 2.235704
FKP 0.77056
GBP 0.774174
GEL 2.71504
GGP 0.77056
GHS 15.419364
GIP 0.77056
GMD 67.803851
GNF 8602.12092
GTQ 7.764771
GYD 209.071294
HKD 7.81075
HNL 24.750494
HRK 6.90795
HTG 131.910205
HUF 359.030388
IDR 16213.05
ILS 3.645304
IMP 0.77056
INR 83.72985
IQD 1309.094248
IRR 42092.503816
ISK 137.570386
JEP 0.77056
JMD 156.167654
JOD 0.708704
JPY 157.48504
KES 128.412064
KGS 84.642704
KHR 4105.954184
KMF 452.750384
KPW 900.00035
KRW 1389.803789
KWD 0.30582
KYD 0.832759
KZT 476.114401
LAK 22160.400312
LBP 89490.428316
LKR 303.401735
LRD 195.023642
LSL 18.32989
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.819355
MAD 9.846853
MDL 17.688105
MGA 4501.675619
MKD 56.567048
MMK 3247.960992
MNT 3450.000346
MOP 8.038011
MRU 39.433503
MUR 46.670378
MVR 15.350378
MWK 1732.819171
MXN 18.063904
MYR 4.687504
MZN 63.899991
NAD 18.32989
NGN 1605.503725
NIO 36.780976
NOK 10.923104
NPR 133.767617
NZD 1.662511
OMR 0.384639
PAB 0.999311
PEN 3.742001
PGK 3.914061
PHP 58.398038
PKR 277.914888
PLN 3.938964
PYG 7556.351283
QAR 3.647248
RON 4.566404
RSD 107.469678
RUB 87.640454
RWF 1309.369692
SAR 3.750959
SBD 8.457605
SCR 14.112038
SDG 586.000339
SEK 10.67998
SGD 1.345038
SHP 0.77056
SLE 22.847303
SLL 20969.503664
SOS 571.087545
SRD 29.708038
STD 20697.981008
SVC 8.744434
SYP 2512.53037
SZL 18.333563
THB 36.362038
TJS 10.627921
TMT 3.51
TND 3.098104
TOP 2.363104
TRY 33.028038
TTD 6.786944
TWD 32.795804
TZS 2683.193316
UAH 41.463618
UGX 3692.787954
UYU 40.269935
UZS 12592.38856
VEF 3622552.534434
VES 36.560996
VND 25327.5
VUV 118.722038
WST 2.803608
XAF 602.265069
XAG 0.034225
XAU 0.000417
XCD 2.70255
XDR 0.753799
XOF 602.265069
XPF 109.498233
YER 250.350363
ZAR 18.27755
ZMK 9001.203587
ZMW 25.507965
ZWL 321.999592
Sobrevivir es una cuestión de suerte en el este de Ucrania
Sobrevivir es una cuestión de suerte en el este de Ucrania / Foto: © AFP

Sobrevivir es una cuestión de suerte en el este de Ucrania

Un soldado ileso del impacto de metralla de cohete contra su camioneta o una anciana a la que una pared salvó de la explosión en su casa mientras dormía. Son dos ejemplos gráficos de que, en el este de Ucrania, la supervivencia suele ser cuestión de suerte.

Tamaño del texto:

La zona oriental del Donbás se ha convertido en el epicentro de los combates en el país desde que las tropas rusas se retiraran de la región de Kiev a finales de marzo, después de fracasar en su intento de tomar la capital ucraniana.

En la cuenca del Donbás, el enfrentamiento empezó de hecho en 2014, cuando los separatistas prorrusos apoyados militar y económicamente por el Kremlin se apoderaron de parte de las dos regiones que la componen, Donetsk y Lugansk, incluyendo sus capitales.

Desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero, las tropas de Moscú y sus apoyos separatistas han ganado terreno, pero la resistencia de los soldados ucranianos, curtidos por ocho años de conflicto y batallas en el Donbás, es tenaz.

Ambos lados se encuentran atrincherados, con la lucha diaria reducida, cada vez más, a una guerra de artillería, en la cual las armas utilizadas, en particular los antiguos sistemas soviéticos de artillería, son cuanto menos imprecisos.

"Nos sentamos en las trincheras, el enemigo nos bombardea y ni siquiera podemos sacar la cabeza", cuenta Bogdan, un soldado ucraniano de 26 años, sentado en su camioneta en Bajmut, ciudad contra la que el ejército ruso está concentrando actualmente su ofensiva.

"Ya no hay tiroteos como antes. Hoy es una batalla de artillería. Así que saltas a tu trinchera y esperas el golpe", precisa.

No hace mucho, un fragmento de un cohete que acababa de explotar perforó la cabina del 4x4 de Bogdan. La mano del joven soldado todavía tiembla. En la parte trasera del vehículo, blande la pieza de metal que casi lo mata antes de arrojarla al suelo con desdén.

- "Sobrevivir de milagro" -

Kostiantinivka, gran ciudad industrial más al norte y, en teoría, lejos de la línea del frente, sufrió bombardeos hace una semana.

Siete personas resultaron heridas, según la administración militar regional, y un edificio de cuatro pisos quedó destruido por la explosión.

Desde una ventana, un hombre baja una máquina de coser con la ayuda de una cuerda. Y es que los habitantes tratan de recuperar lo que pueden.

En lo alto de la polvorienta escalera, llena de escombros y metal retorcido, Yevguenia Yefimenko, de 82 años, explica que estaba dormitando cuando sonaron las dos explosiones.

Una destruyó el departamento de su vecino, deteniendo su despertador en el momento de la explosión: 00:24.

"Ya había habido explosiones pero muy lejos, así que me había acostumbrado", explica con lágrimas en los ojos.

Las que destruyeron el edificio "me arrojaron allí", dice, señalando el tramo de pared que la salvó: "No sé cómo aterricé allí, no lo sé".

Ahora sin hogar, la jubilada piensa más en el destino que le espera que en la suerte que tuvo: "No tengo a nadie, estoy sola, sola", dice, sin poder contener el llanto.

En Soledar, un pequeño pueblo en el camino a Bajmut que sufre violentos bombardeos, el soldado Oleg Yashchuk cuenta casi con indiferencia su propio milagro.

"Regresaba del frente y tenía 3 o 4 días de descanso, así que nos fuimos a relajarnos al lago: asado, cerveza, buena compañía", comienza.

"De repente un tanque nos empezó a disparar. Tiró al agua, donde había muchos soldados. Sobrevivimos de milagro, toda la metralla se quedó atrapada en el agua, por eso seguimos vivos", sonríe.

A lo lejos, resuenan los sonidos de nuevos bombardeos; otros no tendrán la misma suerte.

C.Rojas--TFWP