The Fort Worth Press - La vida con temor a los talibanes en el Panshir afgano

USD -
AED 3.672945
AFN 71.010209
ALL 92.079172
AMD 389.71054
ANG 1.808901
AOA 872.635022
ARS 924.74998
AUD 1.49256
AWG 1.8
AZN 1.698816
BAM 1.795506
BBD 2.026568
BDT 117.931652
BGN 1.79641
BHD 0.376908
BIF 2890.192514
BMD 1
BND 1.34558
BOB 6.935774
BRL 5.544698
BSD 1.003691
BTN 83.946037
BWP 13.581448
BYN 3.284647
BYR 19600
BZD 2.023171
CAD 1.37071
CDF 2830.000083
CHF 0.88943
CLF 0.033823
CLP 933.28001
CNY 7.266699
CNH 7.283445
COP 4023.16
CRC 524.933901
CUC 1
CUP 26.5
CVE 101.228346
CZK 23.200402
DJF 178.7052
DKK 6.85359
DOP 59.369492
DZD 134.526067
EGP 48.247004
ERN 15
ETB 58.00134
EUR 0.91858
FJD 2.235702
FKP 0.77056
GBP 0.773345
GEL 2.715015
GGP 0.77056
GHS 15.487294
GIP 0.77056
GMD 67.818493
GNF 8646.157518
GTQ 7.788703
GYD 209.982741
HKD 7.810705
HNL 24.860458
HRK 6.90795
HTG 132.492403
HUF 358.922014
IDR 16191.15
ILS 3.663645
IMP 0.77056
INR 83.63505
IQD 1314.813455
IRR 42087.494858
ISK 137.51022
JEP 0.77056
JMD 157.22312
JOD 0.708704
JPY 157.79102
KES 131.00028
KGS 84.802497
KHR 4122.026678
KMF 450.55002
KPW 900.00035
KRW 1387.209671
KWD 0.30568
KYD 0.836424
KZT 479.197268
LAK 22221.100176
LBP 89880.471504
LKR 305.128158
LRD 195.872503
LSL 18.300712
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.848157
MAD 9.833652
MDL 17.750257
MGA 4525.925382
MKD 56.560297
MMK 3247.960992
MNT 3450.000346
MOP 8.072121
MRU 39.695028
MUR 46.650145
MVR 15.309968
MWK 1740.415687
MXN 17.953947
MYR 4.6765
MZN 63.899991
NAD 18.300712
NGN 1627.34022
NIO 36.942511
NOK 10.84382
NPR 134.312573
NZD 1.65852
OMR 0.384969
PAB 1.003691
PEN 3.739075
PGK 3.931037
PHP 58.28103
PKR 279.226737
PLN 3.943016
PYG 7574.728261
QAR 3.645701
RON 4.563599
RSD 107.519051
RUB 88.401597
RWF 1314.721651
SAR 3.750798
SBD 8.457605
SCR 13.618475
SDG 591.999581
SEK 10.635725
SGD 1.344705
SHP 0.77056
SLE 22.847303
SLL 20969.503664
SOS 573.589894
SRD 29.56501
STD 20697.981008
SVC 8.781948
SYP 2512.53037
SZL 18.30108
THB 36.259012
TJS 10.679256
TMT 3.51
TND 3.10373
TOP 2.363097
TRY 33.107175
TTD 6.794396
TWD 32.757995
TZS 2684.999965
UAH 41.629609
UGX 3703.36369
UYU 40.301851
UZS 12634.03349
VEF 3622552.534434
VES 36.526818
VND 25340
VUV 118.722038
WST 2.803608
XAF 602.193192
XAG 0.03399
XAU 0.000414
XCD 2.70255
XDR 0.757106
XOF 602.193192
XPF 109.485165
YER 250.324993
ZAR 18.28105
ZMK 9001.201301
ZMW 26.522106
ZWL 321.999592
La vida con temor a los talibanes en el Panshir afgano
La vida con temor a los talibanes en el Panshir afgano / Foto: © AFP/Archivos

La vida con temor a los talibanes en el Panshir afgano

En el valle de Panshir, el exbastión histórico de la resistencia a los talibanes que cayó en manos de los islamistas a principios de septiembre de 2021, los habitantes viven con temor a los nuevos dueños de Afganistán, acusados de abusos.

Tamaño del texto:

"Desde que llegaron, la gente no se siente segura, tiene miedo y no puede hablar libremente", explica a AFP Amir (nombre modificado), un estudiante de 22 años, cerca del poblado de Safid Cherer.

El 6 de septiembre de 2021, los talibanes anunciaron haber tomado el "completo" control del valle del Panshir, donde el Frente Nacional de Resistencia (FNR) les plantaba cara desde la caída de Kabul el 15 de agosto.

El valle, enclavado y rodeado de altas montañas, a 80 km al norte de la capital, se hizo célebre a finales de los años 1980 gracias al comandante de la resistencia Ahmad Shah Masud, apodado el "león del Panshir" y asesinado por Al Qaida en 2001.

La zona resistió la ocupación soviética en la década de 1980 y después a los talibanes que ascendieron al poder una década después e instauraron su primer régimen (1996-2001).

Un año después del regreso de los islamistas, el FNR, dirigido por Ahmad Masud, hijo del comandante difunto, aparece como la única amenaza militar convencional para los nuevos gobernantes.

A principios de mayo, anunció una amplia ofensiva en el Panshir y otras provincias septentrionales.

Ha habido algunos enfrentamientos puntuales con los talibanes. Y, como suele ocurrir, cada bando asegura haber causado decenas de bajas en las filas enemigas, unos balances imposibles de confirmar independientemente.

Luego, la resistencia fue empujada hacia las montañas. En el valle hay desplegados 6.000 combatientes talibanes que controlan sólidamente la principal ruta que bordea durante más de 100 km el serpenteante río del Panshir.

- Torturas y detenciones arbitrarias -

Su presencia no pasa desapercibida ni en los poblados ni en los puntos de control.

"Por la noche, no podemos pasear con nuestros amigos (...) Cuando vamos a algún sitio a divertirnos, vienen a impedirlo, nos preguntan por qué estamos sentados allí", explica Amir.

"Probablemente piensan que si los jóvenes se reúnen, planean algo contra ellos", como si fueran parte de la resistencia, intuye.

En junio, las ONG Amnistía Internacional y Human Rights Watch acusaron a los talibanes de haber cometido en esa provincia torturas y detenciones arbitrarias de civiles acusados de pertenecer al FNR.

"Estas graves violaciones de los derechos humanos crean un clima de miedo y desconfianza en la región", dijo Amnistía.

Los talibanes desmienten las acusaciones.

"Antes nos sentíamos muy bien viniendo aquí, nuestros maridos podían venir libremente", recuerda Nabila, llegada de Kabul con sus cuatro hermanas para el funeral de su madre cerca de la ciudad de Bazarak.

"Ahora tenemos miedo y tememos que ellos (los talibanes) los arresten. La mayoría de nuestros maridos no ha podido venir al funeral, les hemos dicho que no podemos fiarnos de los talibanes", explica a AFP sin dar su apellido.

Al llegar los islamistas en septiembre, muchos habitantes huyeron.

"Probablemente, menos de 2.000 familias partieron quizás del Panshir, pero la mayoría de ellas ha vuelto", afirma a AFP Abubakar Sediq, portavoz del gobierno del Panshir, que contaba con más de 170.000 habitantes en agosto de 2021.

- ¿Resistencia o propaganda? -

Interrogado sobre las acciones del FNR, Sediq responde: "Propaganda". En la misma línea se expresa Abdul Hamid Kurasani, jefe local de la unidad Badri, las fuerzas especiales talibanas.

"No hemos visto ningún frente, el frente no existe", responde con calma este combatiente desde una casa del poblado de Tawakh, en el distrito de Anaba, que domina la entrada al valle y se ha convertido en su cuartel general.

"No existe ninguna amenaza de seguridad, en ninguna parte (...) Algunas personas están en las montañas, los estamos buscando", afirma el hombre, rodeado de una guardia armada hasta los dientes.

"Si somos unos cuantos guerrilleros y nos han replegado en las montañas, ¿por qué envían a miles de combatientes?", responde a AFP Ali Maisam Naary, jefe de relaciones internacionales del FNR.

"Tenemos una base permanente en cada valle lateral del Panshir, es decir más de 20 bases" y también en otras provincias del noreste, afirma. El FNR reivindica un efectivo de 3.000 miembros en todo el país, una cifra que no pudo ser verificada.

Para Michael Kugelman, del grupo de reflexión estadounidense Wilson Center, "la voluntad (del FNR) de luchar está allí, pero (...) la capacidad no", señalando que una "gran parte" de dirigentes y combatientes están en el extranjero, por ejemplo en el Tayikistán vecino.

"Para que el FNR sea un grupo verdaderamente eficaz, va a hacer falta más apoyo exterior, militar y financiero", dice.

La otra amenaza a la autoridad talibana es el Estado Islámico del Khorasán (EI-K), la rama regional del EI, que se muestra bastante activa desde hace un año.

El grupo yihadista ha detonado bombas y cometido atentados suicidas, pero especialmente contra minorías religiosas afganas como los chiitas, más que contra los talibanes.

Las autoridades tratan de restar importancia a la amenaza del EI-K y despliegan una lucha sin piedad contra el grupo, deteniendo a cientos de personas acusadas de integrarlo.

Hace meses que aseguran haberlo derrotado, aunque los analistas todavía lo consideran como el principal desafío de seguridad para los nuevos dirigentes afganos.

Kugelman estima que el FNR podría sacar provecho de una intensificación de los ataques del EI-K.

"Si los afganos ven que el EI-K hace estallar a sus familias (...) esto podría, creo, provocar un perjuicio mayor contra la legitimidad de los talibanes y podría beneficiar al FNR y darle una ventana" para presentarse como alternativa, juzga el analista.

T.Gilbert--TFWP