The Fort Worth Press - Yelena Osipova, la "conciencia de San Petersburgo", una valiente de 76 años

USD -
AED 3.673016
AFN 71.737228
ALL 92.504722
AMD 387.156217
ANG 1.800157
AOA 848.359004
ARS 889.580927
AUD 1.508751
AWG 1.8025
AZN 1.703567
BAM 1.801999
BBD 2.016769
BDT 117.160363
BGN 1.801999
BHD 0.376468
BIF 2867.093564
BMD 1
BND 1.348689
BOB 6.901921
BRL 5.138719
BSD 0.998848
BTN 83.019118
BWP 13.570738
BYN 3.268807
BYR 19600
BZD 2.01336
CAD 1.36675
CDF 2810.00011
CHF 0.914499
CLF 0.032842
CLP 906.220468
CNY 7.241992
CNH 7.26126
COP 3864.74
CRC 512.092873
CUC 1
CUP 26.5
CVE 101.593956
CZK 22.705302
DJF 177.841249
DKK 6.87691
DOP 58.819736
DZD 134.383379
EGP 47.144437
ERN 15
ETB 57.390519
EUR 0.92175
FJD 2.26765
FKP 0.796099
GBP 0.78505
GEL 2.70968
GGP 0.796099
GHS 14.532639
GIP 0.796099
GMD 67.774965
GNF 8586.17036
GTQ 7.758787
GYD 208.974064
HKD 7.81284
HNL 24.683282
HRK 6.979956
HTG 132.795872
HUF 354.269684
IDR 16045
ILS 3.658575
IMP 0.796099
INR 83.05245
IQD 1308.425853
IRR 42075.000091
ISK 138.170072
JEP 0.796099
JMD 156.318238
JOD 0.708896
JPY 156.873999
KES 130.349572
KGS 87.955704
KHR 4074.261759
KMF 455.650128
KPW 899.999697
KRW 1366.349793
KWD 0.30701
KYD 0.832358
KZT 442.391855
LAK 21378.357212
LBP 89445.15594
LKR 299.212236
LRD 193.574997
LSL 18.479837
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.839913
MAD 9.963146
MDL 17.71963
MGA 4426.221956
MKD 56.774312
MMK 2097.572212
MNT 3449.999773
MOP 8.03796
MRU 39.739565
MUR 46.079845
MVR 15.459914
MWK 1731.791588
MXN 16.672615
MYR 4.709637
MZN 63.496955
NAD 18.480124
NGN 1468.150173
NIO 36.762335
NOK 10.5915
NPR 132.830884
NZD 1.633275
OMR 0.384669
PAB 0.998848
PEN 3.734095
PGK 3.881697
PHP 58.190296
PKR 277.863546
PLN 3.92215
PYG 7512.783895
QAR 3.641506
RON 4.586599
RSD 107.934675
RUB 91.625017
RWF 1313.493343
SAR 3.750603
SBD 8.475185
SCR 13.659033
SDG 600.999662
SEK 10.660099
SGD 1.349602
SHP 1.26345
SLE 22.847303
SLL 20969.50094
SOS 571.000261
SRD 32.274498
STD 20697.981008
SVC 8.740038
SYP 2512.529855
SZL 18.363661
THB 36.649681
TJS 10.767402
TMT 3.51
TND 3.11875
TOP 2.364801
TRY 32.224902
TTD 6.783065
TWD 32.229839
TZS 2596.949818
UAH 40.091215
UGX 3800.617312
UYU 38.439213
UZS 12698.207951
VEF 3622552.534434
VES 36.500745
VND 25471
VUV 118.72199
WST 2.803093
XAF 604.373704
XAG 0.032815
XAU 0.000428
XCD 2.70255
XDR 0.754503
XOF 604.373704
XPF 110.701654
YER 250.349933
ZAR 18.41569
ZMK 9001.187991
ZMW 26.658682
ZWL 321.999592
Yelena Osipova, la "conciencia de San Petersburgo", una valiente de 76 años
Yelena Osipova, la "conciencia de San Petersburgo", una valiente de 76 años / Foto: © AFP

Yelena Osipova, la "conciencia de San Petersburgo", una valiente de 76 años

La pintora Yelena Osipova, de 76 años, había dormido poco porque tenía que preparar unas pancartas contra la guerra para manifestarse en San Petersburgo el 9 de mayo. Pero apenas puso un pie en la calle, unos desconocidos se las arrebataron y salieron corriendo.

Tamaño del texto:

"Me dolió, había estado trabajando media noche pero, sobre todo, porque me gustaban mucho esas pancartas. Es evidente que la agresión estaba organizada", dice a la AFP la mujer, de ojos azules y pelo blanco.

Osipova, que viste una falda larga y una blusa oscura, se mueve con dificultad. Pero detrás de su voz dulce se esconde una activista decidida.

¿La prueba? Solo había pasado una hora desde que fue agredida, que la artista ya salía de casa con una nueva pancarta. Su objetivo en ese 9 de mayo, día en el que Rusia celebra la victoria sobre la Alemania nazi en 1945, era expresar su desacuerdo con el conflicto en Ucrania y lanzar un llamado a la paz.

Muy conocida en la segunda ciudad del país, la prensa la bautizó "la conciencia de San Petersburgo" por su firme oposición,desde hace 20 años, al poder de Vladimir Putin.

Empezó a manifestarse dos años después de que el líder llegara a la presidencia, en el 2000. Desde entonces, la pintora, que de niña conoció la época de Stalin, sale a la calle para denunciar los crímenes del poder ruso siempre que lo considera necesario.

Así lo hizo en octubre de 2002, cuando los combatientes chechenos tomaron como rehenes a un millar de espectadores en el teatro Dubrovka. El asalto lanzado por las autoridades rusas se saldó con la muerte de casi doscientas personas. También salió a protestar en 2014, contra la anexión de la Crimea ucraniana y contra la guerra en el este de Ucrania.

"Lo esencial es que la gente diga esas palabras prohibidas hoy: 'no' a la guerra", afirma Osipova, exprofesora de pintura, en alusión a una expresión que ha desembocado en un buen número de acciones judiciales por críticas al ejército.

- "No puedo callarme" -

"Si [la gente] asume todo lo que pasa, significa que no piensan en sus hijos", añade con amargura, antes de reanudar su trabajo con las pancartas.

"Dedico mis pancartas a esta idea: ¿qué mundo le estamos dejando a nuestros hijos?", comenta, mostrando sus obras. En una de ellas se ve el rostro de una niña, que grita "¡No a la guerra!" con los colores amarillo y azul (los de la bandera ucraniana) de fondo.

En otra también hay dibujado un niño, con el lema: "¿Qué mundo estamos dejando?".

"No puedo callarme desde 2002 porque el silencio es una señal de que se está de acuerdo con todo lo que ocurre en mi patria. Y es por eso que salgo a la calle", sostiene.

Su apartamento, de dos habitaciones, de techos altos y desconchados, con molduras de escayola, se encuentra en el corazón de la otrora capital imperial. En él han vivido tres generaciones de su familia.

Está lleno de cuadros y pancartas con eslóganes pacifistas como "no quiero ser carne de cañón", acompañado de la imagen de un soldado; "Esposas y madres, detengan la guerra" o "Todos somos rehenes de la política provocadora del poder imperial".

Al fondo de una habitación hay una gran fotografía de un joven, su hijo Iván, el único que tuvo, fallecido de tuberculosis en 2009, a los 28 años.

"Hace mucho tiempo que no temo por mí", dice con una sonrisa triste Yelena Osipova, a pesar de los múltiples arrestos,

En general, la policía suele acompaña hasta su casa sin que pase por la comisaría.

"No hay que tener miedo de nada en la patria de uno. Si amas tu patria, tienes que sentirte en ella como si fueras 'el dueño'", concluye.

P.Navarro--TFWP