The Fort Worth Press - El sufrimiento de la Ucrania ocupada desemboca en Zaporiyia

USD -
AED 3.67289
AFN 73.13357
ALL 95.849301
AMD 405.46655
ANG 1.799898
AOA 828.51399
ARS 841.722847
AUD 1.536925
AWG 1.8
AZN 1.698148
BAM 1.805976
BBD 2.01651
BDT 109.607003
BGN 1.805205
BHD 0.376969
BIF 2853.594349
BMD 1
BND 1.34466
BOB 6.901519
BRL 4.967971
BSD 0.998753
BTN 82.806224
BWP 13.78457
BYN 3.268689
BYR 19600
BZD 2.013094
CAD 1.35808
CDF 2770.000178
CHF 0.878085
CLF 0.035485
CLP 979.139848
CNY 7.194303
COP 3924.94
CRC 513.597119
CUC 1
CUP 26.5
CVE 101.819105
CZK 23.322104
DJF 177.847546
DKK 6.871165
DOP 58.608431
DZD 134.328979
EGP 30.800899
ERN 15
ETB 56.664943
EUR 0.921755
FJD 2.27435
FKP 0.78944
GBP 0.78909
GEL 2.65997
GGP 0.78944
GHS 12.584145
GIP 0.78944
GMD 67.892106
GNF 8583.116331
GTQ 7.79445
GYD 208.947782
HKD 7.827155
HNL 24.662265
HRK 7.030095
HTG 132.731269
HUF 361.663014
IDR 15717.1
ILS 3.573495
IMP 0.78944
INR 82.91855
IQD 1308.266233
IRR 42042.547361
ISK 137.620215
JEP 0.78944
JMD 155.989141
JOD 0.709038
JPY 149.709499
KES 146.250129
KGS 89.429738
KHR 4065.783885
KMF 454.349788
KPW 900.053605
KRW 1333.669961
KWD 0.30759
KYD 0.832248
KZT 449.846256
LAK 20844.992381
LBP 89442.489726
LKR 309.805442
LRD 190.797825
LSL 19.079734
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.827554
MAD 10.125768
MDL 17.793785
MGA 4521.907752
MKD 56.895517
MMK 2097.326746
MNT 3398.173417
MOP 8.050713
MRU 39.929747
MUR 45.749915
MVR 15.402876
MWK 1681.148714
MXN 17.088901
MYR 4.750505
MZN 63.496617
NAD 19.079997
NGN 1630.660387
NIO 36.761039
NOK 10.595325
NPR 132.489958
NZD 1.64124
OMR 0.384905
PAB 0.998753
PEN 3.784073
PGK 3.807193
PHP 56.166973
PKR 278.764117
PLN 3.981196
PYG 7287.501731
QAR 3.640499
RON 4.578997
RSD 108.016981
RUB 92.050255
RWF 1274.562311
SAR 3.750138
SBD 8.475185
SCR 13.530737
SDG 601.000078
SEK 10.332115
SGD 1.344255
SHP 1.26825
SLE 22.748055
SLL 19749.999975
SOS 571.502977
SRD 35.329946
STD 20697.981008
SVC 8.738931
SYP 13001.958869
SZL 19.232652
THB 35.862502
TJS 10.961004
TMT 3.51
TND 3.11975
TOP 2.370701
TRY 31.224103
TTD 6.780428
TWD 31.6238
TZS 2549.999994
UAH 38.105268
UGX 3934.62302
UYU 39.023399
UZS 12468.604565
VEF 3604243.760226
VES 36.02554
VND 24650
VUV 120.204805
WST 2.741326
XAF 605.707505
XAG 0.044499
XAU 0.000491
XCD 2.70255
XDR 0.752482
XOF 605.713098
XPF 115.503963
YER 250.349716
ZAR 19.18865
ZMK 9001.198015
ZMW 23.194763
ZWL 321.999592
El sufrimiento de la Ucrania ocupada desemboca en Zaporiyia
El sufrimiento de la Ucrania ocupada desemboca en Zaporiyia

El sufrimiento de la Ucrania ocupada desemboca en Zaporiyia

A un lado, dibujos de niños con banderas de Ucrania. Al otro, carteles con teléfonos y fotografías de familiares desaparecidos. En este centro de acogida de Zaporiyia desemboca el dolor de los ucranianos que huyeron de los territorios ocupados por Rusia en el sur del país.

Tamaño del texto:

A Angela Berg todavía se le quiebra la voz al recordar su salida de Mariúpol, ciudad portuaria asediada 200 km al sureste, en la que dejó a su madre y su cuñada inválida para poder salvar a su nieta de tres meses, enferma.

"Fue la decisión más triste que jamás he tomado. Tuve que elegir entre mi madre y mis nietos", afirma esta mujer de pelo corto de 55 años, que antes de la guerra trabajaba como directiva en el mundo de la hostelería y la restauración.

"Solo la gente que puede caminar puede escapar. Mi madre y mi cuñada no tienen adonde ir y no tenemos ninguna información sobre su suerte", dice preocupada, todavía impactada por su huida precipitada del infierno de Mariúpol.

"Un hombre armado con una metralleta nos forzó a tumbarnos en el suelo frente a nuestro edificio de 12 plantas, sobre trozos de cristales rotos. Luego empezaron a disparar por encima nuestro con tanques, el edificio se incendió y el hombre de la metralleta disparaba a la gente que intentaba salir", explica.

"No nos dejaron recuperar nada hasta que todo estuvo quemado, ni pertenencias, ni documentos", afirma Berg. "Incluso la ropa que llevo, es de voluntarios del centro de acogida que me la han dado", añade.

Esta gran tienda blanca instalada en el estacionamiento de un enorme centro comercial de Zaporiyia sirve de punto de tránsito para los desplazados de Mariúpol y de toda la franja costera sur de Ucrania ocupada por los rusos.

Allí pueden recuperar energía en largas mesas, recibir ropa, medicamentos o juguetes, mientras esperan autocares que los lleven a zonas menos expuestas.

- "La gente se quemó viva" -

Son muchos los habitantes de Mariúpol que han pasado por Zaporiyia después de más de un mes de combates. Incluso su alcalde, Vadim Boichenko, que el martes aseguró que la situación de los 120.000 residentes que se han quedado era "insoportable".

"La gente no tiene calefacción, ni agua, ni electricidad, ni nada", dijo a AFP desde Zaporiyia. "Hemos superado el estado de catástrofe humanitaria", estimó.

Llegado el 22 de marzo a Zaporiyia con su madre y amigos, Ivan Kosyan, de 17 años, relata escenas espeluznantes en Mariúpol.

"En nuestro edificio, tres accesos estaban completamente tomados por las llamas, la gente se quemó viva, era horrible", recuerda el adolescente, con un aparato de ortodoncia, cubierto bajo un abrigo negro.

"Nos hicieron falta de 10 a 12 horas para llegar aquí", afirma en un tono pausado ante un té ofrecido por los voluntarios.

Más de 3.800 personas fueron evacuadas el martes, de ellas más de 2.200 por un corredor humanitario hacia Zaporiyia procedente de Mariúpol y Berdiansk, otra ciudad portuaria al sur, según las autoridades ucranianas.

En otra mesa, Natalia Babichuk, una profesora llegada de Polohi, entre Mariúpol y Zaporiyia, todavía no alcanza a entender lo ocurrido.

Con los ojos enrojecidos detrás del maquillaje, no deja de mover nerviosamente su alianza. "A decir verdad, hace casi un mes que no dormimos", asegura.

"Le pregunté a un militar ruso al que apodamos 'vengador', porque su hijo murió a manos de los ucranianos, qué querían de nosotros. Me respondió que era el cambio justo por lo que pasa en el Donbás", la región del este del país donde el ejército ucraniano lucha desde 2014 con separatistas prorrusos.

"Tomaban los teléfonos de los niños y nuestros, las tarjetas SIM, los ordenadores... Nos lo quitaban todo", se indigna. "No comprendo cómo se pueden hacer llamar hermanos nuestros".

C.Rojas--TFWP