The Fort Worth Press - El metro de Kiev, refugio de la población contra los misiles

USD -
AED 3.673025
AFN 70.797452
ALL 93.724474
AMD 387.967047
ANG 1.801862
AOA 855.501128
ARS 903.228898
AUD 1.51676
AWG 1.8
AZN 1.69623
BAM 1.82576
BBD 2.018717
BDT 117.482322
BGN 1.82612
BHD 0.376895
BIF 2873.439287
BMD 1
BND 1.35275
BOB 6.908913
BRL 5.399936
BSD 0.99979
BTN 83.513734
BWP 13.565777
BYN 3.271955
BYR 19600
BZD 2.015263
CAD 1.37465
CDF 2844.999821
CHF 0.892498
CLF 0.033583
CLP 926.649958
CNY 7.256105
CNH 7.27022
COP 4138.57
CRC 525.379822
CUC 1
CUP 26.5
CVE 102.933557
CZK 23.056297
DJF 178.011155
DKK 6.96443
DOP 59.240589
DZD 134.820562
EGP 47.713497
ERN 15
ETB 57.662863
EUR 0.93352
FJD 2.24275
FKP 0.784602
GBP 0.78952
GEL 2.870336
GGP 0.784602
GHS 14.9951
GIP 0.784602
GMD 67.74981
GNF 8606.968657
GTQ 7.768676
GYD 209.147337
HKD 7.81059
HNL 24.716563
HRK 7.018438
HTG 132.623865
HUF 369.880392
IDR 16458.85
ILS 3.727055
IMP 0.784602
INR 83.5395
IQD 1309.715513
IRR 42099.999742
ISK 139.570415
JEP 0.784602
JMD 155.774931
JOD 0.708896
JPY 157.860128
KES 129.480258
KGS 87.859902
KHR 4117.715699
KMF 457.50218
KPW 900.000131
KRW 1382.239784
KWD 0.30675
KYD 0.833158
KZT 453.602184
LAK 21901.094541
LBP 89536.371911
LKR 303.717706
LRD 193.964853
LSL 18.219515
LTL 2.952741
LVL 0.60489
LYD 4.847721
MAD 9.990712
MDL 17.851525
MGA 4480.851362
MKD 57.458548
MMK 2093.698478
MNT 3450.000098
MOP 8.042003
MRU 39.372681
MUR 47.109917
MVR 15.410175
MWK 1733.062615
MXN 18.53975
MYR 4.719505
MZN 63.694956
NAD 18.219515
NGN 1483.040261
NIO 36.798992
NOK 10.72277
NPR 133.621788
NZD 1.636135
OMR 0.384943
PAB 0.99979
PEN 3.770636
PGK 3.844197
PHP 58.654048
PKR 278.494714
PLN 4.070191
PYG 7529.697309
QAR 3.646573
RON 4.645804
RSD 109.278026
RUB 88.798745
RWF 1306.575816
SAR 3.75203
SBD 8.4616
SCR 14.133804
SDG 585.999745
SEK 10.542304
SGD 1.353355
SHP 1.26345
SLE 22.847303
SLL 20969.501917
SOS 571.4019
SRD 31.571995
STD 20697.981008
SVC 8.747929
SYP 2512.530426
SZL 18.212794
THB 36.786498
TJS 10.761656
TMT 3.5
TND 3.126607
TOP 2.360898
TRY 32.855725
TTD 6.795024
TWD 32.377497
TZS 2623.013999
UAH 40.641789
UGX 3704.170459
UYU 39.291465
UZS 12624.798712
VEF 3622552.534434
VES 36.365932
VND 25455
VUV 118.721975
WST 2.800615
XAF 612.342878
XAG 0.034189
XAU 0.000431
XCD 2.70255
XDR 0.758757
XOF 612.342878
XPF 111.330486
YER 250.293986
ZAR 18.29115
ZMK 9001.202255
ZMW 25.819972
ZWL 321.999592
El metro de Kiev, refugio de la población contra los misiles
El metro de Kiev, refugio de la población contra los misiles

El metro de Kiev, refugio de la población contra los misiles

En el metro de Kiev, un soldado ucraniano herido deja caer sus muletas al suelo, enjuga las lágrimas de su esposa, aturdida, y coge a su hijo de cinco años en brazos.

Tamaño del texto:

En la humedad del subterráneo, Sergeii y Natalyia Badylevych celebran su reencuentro. Llevaban separados desde el martes, tras las caóticas escenas que siguieron a la caída de un misil ruso contra la torre de la televisión pública ucraniana, a unos centenares de metros de allí. El ataque mató a una familia de cuatro personas y a un periodista.

Sergeii, que cojea porque tiene una pierna rota, admite que se temía lo peor. "Ayer, [mi familia] salió y dos minutos después se produjo la explosión", cuenta el hombre, de 41 años. Está tan nervioso que se le traban las palabras.

"Llamé a mi esposa para decirle que volviera a casa, pero otro, en la calle, le gritó que se fuera al refugio", explica. "Yo no sabía para nada si estaba viva", añade, mirando a la mujer, que intenta contener el temblor de sus manos.

Cerca de ellos, su hijo mayor observa atónito su nueva casa provisional, un pasillo de metro transformado en un gran refugio en el que se encuentran decenas de familias. El más joven permanece pegado a su madre.

"Ahora, el pequeño tiene miedo de salir. Dice: 'Mamá, no, lo que quieras pero eso no', y el mayor se pasó la noche llorando, llamándome", dice la mujer, de 42 años.

- Segunda guerra mundial -

La red metropolitana de Kiev fue construida a principios de los años 1960, cuando el recuerdo de la Segunda Guerra Mundial y de los bombardeos seguían muy vivos.

Las estaciones fueron cavadas a propósito a gran profundidad para que pudieran servir de refugio. La de Arsenalna, a 105 metros bajo tierra, es la más profunda del mundo.

Pero hoy, el medio de transporte público favorito de los habitantes de Kiev, con sus 52 estaciones y sus 67 kilómetros de túneles, está prácticamente parado.

Aún así, todas las estaciones siguen abiertas para quienes no tengan ningún refugio cerca de casa, como le ocurre a muchos capitalinos, gran parte de los cuales vive en edificios altos, muy vulnerables a los bombardeos.

El jefe de la empresa que opera el sistema, Viktor Braginsky, no pensaba que él llegaría a ver el metro que gestiona utilizado como refugio para una ciudad entera en tiempos de guerra.

"Todavía no me lo creo", comenta a la prensa, en la entrada de la estación Dorohozhychi, en la ribera oeste de la ciudad. "Todo parece surrealista", añade.

Cada estación puede acoger a hasta 1.000 personas y resistir ataques de los cohetes, morteros o de los misiles Grad que las fuerzas armadas rusas lanzan contra la ciudad.

Supuestamente, en el metro podrían refugiarse hasta 100.000 personas.

- Sopa de patata y zanahoria -

En la estación de Dorohozhychi ya hay varias familias instaladas, algunas desde hace seis días, y poco a poco se van haciendo a la idea de que la situación podría ir para largo.

Una familia ha levantado una tienda de campaña. Otros han puesto sus bártulos sobre toallas, para no dejarlos directamente en el sucio suelo.

Una jubilada, Antonina Puziy, tiene incluso lo necesario para cocinar. Este medio día, una sopa, para la que está pelando patatas y zanahorias.

La mujer, de 75 años, corrió a refugiarse con sus nietos en cuanto el primer ataque de misiles se abatió sobre la capital, el jueves por la mañana. "Vivimos en un 12º piso. Desde allí arriba, es aterrador", dice.

"Mis hijas nos traen de comer. Los vecinos han venido con galletas para los niños. Todos permanecemos unidos", asegura.

Algunos hombres salen a tomar el aire y escapar un poco del ambiente cargado del metro.

Unos soldados custodian la entrada del metropolitano en medio de la avenida desierta, tan solo transitada por unos cuantos curiosos que quieren ver los restos de la antena bombardeada.

Volodimir Dovgan, un ingeniero informático de unos 40 años, se pregunta qué será de ellos en un futuro más o menos cercano si las calles de la ciudad caen en manos de las fuerzas rusas.

"¿Y si llega un momento en que no tenemos más comida? ¿Cómo haremos? ¿Intentaremos salir corriendo?", se plantea.

D.Johnson--TFWP