The Fort Worth Press - La interminable crisis del agua en el corazón del Misisipi

USD -
AED 3.672997
AFN 72.498872
ALL 95.650422
AMD 406.14512
ANG 1.801734
AOA 831.000162
ARS 841.142225
AUD 1.527592
AWG 1.8
AZN 1.698055
BAM 1.80083
BBD 2.018498
BDT 109.7182
BGN 1.803396
BHD 0.376922
BIF 2866
BMD 1
BND 1.342989
BOB 6.923158
BRL 4.933899
BSD 0.999673
BTN 82.815209
BWP 13.751226
BYN 3.271567
BYR 19600
BZD 2.015008
CAD 1.35325
CDF 2769.999893
CHF 0.879245
CLF 0.03557
CLP 981.479938
CNY 7.198403
COP 3931.71
CRC 514.333857
CUC 1
CUP 26.5
CVE 102.000046
CZK 23.356602
DJF 177.720166
DKK 6.875081
DOP 58.72499
DZD 134.637031
EGP 30.901602
ERN 15
ETB 56.715011
EUR 0.922335
FJD 2.263504
FKP 0.788585
GBP 0.78865
GEL 2.659758
GGP 0.788585
GHS 12.575005
GIP 0.788585
GMD 67.896955
GNF 8597.498491
GTQ 7.80248
GYD 209.158752
HKD 7.824445
HNL 24.769971
HRK 7.030095
HTG 132.709669
HUF 360.710192
IDR 15658.1
ILS 3.60829
IMP 0.788585
INR 82.94605
IQD 1310
IRR 42042.510825
ISK 137.710032
JEP 0.788585
JMD 155.842003
JOD 0.709005
JPY 150.5225
KES 145.999742
KGS 89.429694
KHR 4080.000017
KMF 453.949659
KPW 899.994433
KRW 1331.914972
KWD 0.30769
KYD 0.833084
KZT 449.967775
LAK 20870.000044
LBP 89700.000012
LKR 310.468649
LRD 190.796279
LSL 19.080261
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.840319
MAD 10.063989
MDL 17.794515
MGA 4545.000265
MKD 56.8142
MMK 2099.346285
MNT 3402.777104
MOP 8.057345
MRU 39.930263
MUR 45.706908
MVR 15.393911
MWK 1682.999644
MXN 17.069799
MYR 4.759031
MZN 63.49719
NAD 19.080446
NGN 1579.079484
NIO 36.770172
NOK 10.53495
NPR 132.50404
NZD 1.620495
OMR 0.38493
PAB 0.999632
PEN 3.800998
PGK 3.72475
PHP 56.089047
PKR 279.485341
PLN 3.97185
PYG 7278.335328
QAR 3.640503
RON 4.581297
RSD 108.093981
RUB 92.050294
RWF 1291.5
SAR 3.750321
SBD 8.475185
SCR 13.497187
SDG 600.999699
SEK 10.30927
SGD 1.344196
SHP 1.26825
SLE 22.506526
SLL 19750.000036
SOS 571.500471
SRD 35.30297
STD 20697.981008
SVC 8.746852
SYP 13001.799027
SZL 19.079623
THB 35.89102
TJS 10.95645
TMT 3.51
TND 3.11975
TOP 2.36255
TRY 31.149299
TTD 6.785966
TWD 31.591002
TZS 2549.999741
UAH 38.270141
UGX 3930.740156
UYU 39.066204
UZS 12529.999923
VEF 3602106.910905
VES 36.02554
VND 24635
VUV 119.966238
WST 2.723064
XAF 603.964699
XAG 0.044567
XAU 0.000493
XCD 2.70255
XDR 0.753256
XOF 603.498241
XPF 115.504591
YER 250.350419
ZAR 19.093302
ZMK 9001.201177
ZMW 23.192903
ZWL 321.999592
La interminable crisis del agua en el corazón del Misisipi
La interminable crisis del agua en el corazón del Misisipi

La interminable crisis del agua en el corazón del Misisipi

Cada mañana, 180 niños salen de su escuela en Jackson, la capital de Misisipi, para ir a otra en autobús. ¿La razón? Poder usar el baño, porque en su escuela la poca presión del agua impide que se llenen los depósitos de los inodoros.

Tamaño del texto:

Cheryl Brown, directora de la escuela Wilkins, donde el 98% de los 400 estudiantes son afroestadounidenses y en gran parte de entornos desfavorecidos, no oculta su cansancio.

"Es muy duro. Es agotador para los niños y niñas de la escuela y es agotador para nuestro personal", dice a la AFP.

En la primera potencia mundial, Jackson, con sus 155.000 habitantes, vive una crisis sostenida de agua. La Autoridad del Agua de Misisipi descubrió que el sistema municipal tenía "deficiencias significativas" ya en 2016.

Las causas: el agua contaminada con plomo, una planta de tratamiento centenaria, tuberías de hierro deterioradas.

"Las tuberías están en mal estado y el plan de reemplazo decidido por la ciudad en 2013 no se ha implementado (...). La ciudad estima que su sistema está perdiendo entre 40% y 50% de su agua", señala un informe de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, EPA, de 2020.

"Tres hospitales locales tuvieron que perforar sus propios pozos", agrega.

- Escándalo sanitario -

No es la primera vez que existe una situación así. Uno de los peores escándalos sanitarios en Estados Unidos ocurrió en la antigua ciudad industrial de Flint, Michigan, donde un cambio del suministro decidido para ahorrar dinero expuso a los habitantes al envenenamiento por plomo.

Las ciudades de Flint y Jackson son predominantemente negras, lo que para muchos ilustra un "racismo ambiental", pues los afroestadounidenses se ven afectados de manera desproporcionada por los contaminantes.

Aunque Brown, la directora de la escuela Wilkins, no quiere ahondar en esta cuestión, reafirma que la situación es insostenible.

Hoy en día, la mitad de los estudiantes usan los baños de Wilkins, donde los empleados llenan los inodoros manualmente, y la otra mitad se traslada a diario a otro centro de estudios, lo que genera una importante pérdida de tiempo para la enseñanza, lamenta.

El ingeniero de la ciudad a cargo del agua, Charles Williams, explica a la AFP que la falta de presión en las tuberías se debe a la ubicación geográfica de la escuela. Pero reconoce que el problema general es más complejo.

Según él, la ciudad llegó a esto por "un retraso en el mantenimiento (de plantas y tuberías) y falta de fondos". Estima que se necesitarían de 3.000 a 5.000 millones de dólares para reconstruir un sistema saludable.

El periodista local Nick Judin realizó una extensa investigación para el medio en línea Mississippi Free Press sobre esta crisis.

Una parte de la responsabilidad es de la reducción de los fondos de la EPA para ayudar a los municipios a gestionar su agua, así como el éxodo de la población hacia la periferia, estima.

Jackson tiene una cuarta parte menos de habitantes que en 1980, por lo que ha disminuido el monto recaudado por impuestos y facturas de agua para apoyar el mantenimiento de la red. Sobre todo porque "algunos (residentes) reciben las facturas con regularidad, otros de forma intermitente y otros nunca", explica Judin.

- "No es normal" -

A finales de 2012, la ciudad encargó a la empresa alemana Siemens la instalación de un sistema de medición y facturación eficiente. Pero a principios de 2020, la compañía le reembolsó los 90 millones de dólares del contrato tras ser acusada por el alcalde de no haber probado nunca la compatibilidad entre los contadores y el sistema informático.

La crudeza del invierno siguiente paralizó la planta principal de tratamiento y varias tuberías viejas estallaron una tras otra. Desde entonces, no se ha visto ninguna mejora, cuentan vecinos a la AFP.

"No hemos bebido agua (de Jackson) desde hace unos 12 años", dice Priscilla Sterling en la deprimida calle Farish, la arteria principal del que hasta la década de 1970 fuera un próspero vecindario negro. Y "nos arriesgamos a ducharnos con ella", agrega.

"Se supone que no deberíamos vivir así. No es normal. No es para nada normal", se queja Barbara Davis, que trabaja en una iglesia, mientras muestra el agua marrón que sale de su grifo.

Terun Moore coopera con los habitantes de un barrio pobre especialmente afectado del sur de la ciudad gracias a un sistema de filtrado de agua ofrecido por la asociación 501CTHREE.

"No todo el mundo puede comprar agua. Les damos bidones reutilizables y ellos pueden volver a llenarlos", muestra.

La municipalidad asegura a la AFP que aunque esté marrón y contaminada con plomo, el agua sigue siendo potable excepto para las mujeres embarazadas y los niños. Ninguno de los habitantes consultados se lo cree.

M.McCoy--TFWP