The Fort Worth Press - Guayaquil: radiografía de una ciudad desfigurada por la violencia narco

USD -
AED 3.67245
AFN 72.000368
ALL 95.203989
AMD 393.840403
ANG 1.801301
AOA 836.503981
ARS 864.256922
AUD 1.541307
AWG 1.8
AZN 1.70397
BAM 1.836001
BBD 2.018043
BDT 109.69256
BGN 1.837805
BHD 0.376995
BIF 2870
BMD 1
BND 1.359075
BOB 6.931901
BRL 5.118504
BSD 0.999521
BTN 83.348198
BWP 13.719784
BYN 3.270998
BYR 19600
BZD 2.014692
CAD 1.37755
CDF 2790.000362
CHF 0.914185
CLF 0.034939
CLP 964.070396
CNY 7.237041
CNH 7.267255
COP 3859.14
CRC 507.965416
CUC 1
CUP 26.5
CVE 101.850394
CZK 23.801404
DJF 177.720393
DKK 7.010204
DOP 59.43504
DZD 134.682005
EGP 47.435933
ERN 15
ETB 56.990392
EUR 0.93715
FJD 2.280504
FKP 0.802762
GBP 0.802762
GEL 2.670391
GGP 0.802762
GHS 13.45039
GIP 0.802762
GMD 67.82504
GNF 8591.410467
GTQ 7.784454
GYD 209.28617
HKD 7.83735
HNL 24.88504
HRK 7.08016
HTG 132.518471
HUF 369.130388
IDR 16117.8
ILS 3.77021
IMP 0.802762
INR 83.61135
IQD 1310
IRR 42075.000352
ISK 141.590386
JEP 0.802762
JMD 154.911992
JOD 0.708804
JPY 153.27504
KES 130.000351
KGS 89.120384
KHR 4044.00035
KMF 462.850384
KPW 900.00035
KRW 1380.603789
KWD 0.30791
KYD 0.83295
KZT 448.965032
LAK 21262.503779
LBP 89600.000349
LKR 298.361887
LRD 193.000348
LSL 18.480381
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.830381
MAD 10.022504
MDL 17.641426
MGA 4365.000347
MKD 57.676271
MMK 2098.850035
MNT 3450.000346
MOP 8.068344
MRU 39.675039
MUR 46.409338
MVR 15.445039
MWK 1741.000345
MXN 16.643039
MYR 4.770377
MZN 63.503729
NAD 18.903727
NGN 1200.503725
NIO 36.750377
NOK 10.93367
NPR 133.355864
NZD 1.682652
OMR 0.384949
PAB 0.999507
PEN 3.70575
PGK 3.835039
PHP 56.573504
PKR 277.950374
PLN 4.029986
PYG 7392.873739
QAR 3.64075
RON 4.673304
RSD 110.051215
RUB 93.325038
RWF 1294.5
SAR 3.751204
SBD 8.475185
SCR 13.409764
SDG 586.000339
SEK 10.875804
SGD 1.361104
SHP 1.26345
SLE 22.847303
SLL 20969.503664
SOS 571.503662
SRD 34.852504
STD 20697.981008
SVC 8.745365
SYP 2512.53037
SZL 18.903651
THB 36.660369
TJS 10.934497
TMT 3.5
TND 3.112504
TOP 2.37855
TRY 32.362604
TTD 6.790083
TWD 32.303038
TZS 2580.000335
UAH 39.418165
UGX 3799.108191
UYU 38.657592
UZS 12685.000334
VEF 3622552.534434
VES 36.237127
VND 25037.5
VUV 118.722038
WST 2.803608
XAF 615.80064
XAG 0.035763
XAU 0.000427
XCD 2.70255
XDR 0.753842
XOF 613.503595
XPF 112.450363
YER 250.325037
ZAR 18.82029
ZMK 9001.203587
ZMW 24.962684
ZWL 321.999592
Guayaquil: radiografía de una ciudad desfigurada por la violencia narco
Guayaquil: radiografía de una ciudad desfigurada por la violencia narco / Foto: © AFP

Guayaquil: radiografía de una ciudad desfigurada por la violencia narco

Barrios tomados por bandas, matanzas en las prisiones y una policía sobrepasada por el poder de fuego de los delincuentes: el narcotráfico transformó el puerto ecuatoriano de Guayaquil en una capital más del crimen en América Latina.

Tamaño del texto:

La ciudad de 2,8 millones de habitantes, que acogerá el sábado la final brasileña de la Libertadores 2022, encara una violencia inusitada que nace en las calles y se reproduce en las cárceles con cuerpos baleados, calcinados o mutilados a machete.

En lo corrido del año van 1.200 homicidios, 60% más que el mismo periodo de 2021, según datos oficiales.

También en Guayaquil, principal puerto comercial de Ecuador, han ocurrido la mayoría de las 392 muertes de presos en las masacres carcelarias registradas desde 2021.

En esta espiral también ha caído un fiscal a manos de sicarios y se han producido ataques con carros bomba y con explosivos, como el ocurrido en agosto que mató a cinco personas frente a un comedor popular.

Ubicado entre Colombia y Perú, los mayores productores mundiales de cocaína, Ecuador era ruta de paso de cargamentos de droga hacia puertos, pero el narco se asentó a sus anchas, creó un mercado interno y desde Guayaquil envía cientos de toneladas hacia Europa y Estados Unidos.

En 2021 se decomisó la cifra récord de 210 toneladas de droga, en su gran mayoría cocaína, y este año van 160.

- Las bandas -

Fuerzas combinadas de militares y policías dominan la entrada a Socio Vivienda II, el punto más peligroso de "Guayakill", el neologismo que se hizo popular en redes. Barrio adentro, avanzan en motos 20 uniformados de negro, con chalecos antibalas, pasamontañas y pistolas.

En este empobrecido complejo de tres etapas malviven unas 24.000 personas, la mitad de ellas afros. Las balaceras entre bandas, que comenzaron en 2019, son más frecuentes y han forzado el cierre temporal de escuelas en el último mes y medio.

Antes se les conocía como pandillas, pero luego "comenzaron a identificarse como Lobos y Tiguerones y la situación se agravó", dice una dirigente barrial de 45 años que habló bajo reserva por temor. Los Águilas operan más arriba, en el cerro.

"Las bandas delictivas se encuentran más armadas que la policía misma", admite el mayor Robinson Sánchez, jefe de operaciones del sector. Es una "guerra" de pistolas contra fusiles.

Cuando estalló la disputa por el control territorial, las familias levantaron portones de metal en cada extremo de las calles para evitar la entrada de los pandilleros, pero la policía los derribó en sus intervenciones, por lo que ahora las balas zumban de una esquina a otra, según la dirigente.

- Crimen desigual -

Durante su patrullaje, los uniformados se detienen frente a una vivienda e ingresan a la fuerza. No encuentran armas ni drogas, pero sí a tres jóvenes con los brazos tatuados con el nombre en cursiva "Tiguerón", lo que no basta para detenerlos.

El crimen organizado utiliza a "criaturas de 10 o 12 años" como centinelas o informantes, sostienen pobladores y policías. Conforme "crecen" en la organización se ganan el derecho a "plaquearse" (tatuarse), no sin antes haber cometido algún crimen.

Aquí y allá se ven a los "zombis" o consumidores de H, un residuo de la heroína que se comercializa a 25 centavos de dólar por gramo, aunque también ingresan carros lujosos para llevar o dejar droga en las narices de la policía, remarca la dirigente.

Ante el temor de que sus hijos sean reclutados, las familias abandonan sus casas y apenas salen los pandilleros "ya están instalados" en ellas, añade.

En lo que va del año, en Socio Vivienda II se registran 252 homicidios contra 66 de 2021, mientras en Samborondón, un sector amurallado y rico, se han presentado 14 casos, lo que revela una violencia tan desigual como lo es la ciudad misma, donde un 26% de la población vive en la pobreza.

Solo el fin de semana previo a la final entre Flamengo y Paranaense por la Libertadores -que atraerá a unos 50.000 turistas extranjeros-, hubo 21 asesinatos en la ciudad, cometidos en su mayoría por sicarios.

El gobierno del conservador Guillermo Lasso ha movilizado tropas, fortalecido el pie de fuerza policial y realizado miles de operativos para desarticular las organizaciones, pero el narco sigue ahí.

- Las víctimas -

El 29 de septiembre de 2021 Tyrone Paredes, el hijo mayor de los cuatro de Myrta Preciado, murió destrozado en la peor masacre jamás ocurrida en una cárcel ecuatoriana. Llevaba detenido un año por robo en la penitenciaría Guayas 1.

Su cuerpo estaba entre los 122 que cayeron en un enfrentamiento a bala y machete, y con explosivos de por medio, que se extendió por horas.

Myrta, una ama de casa de 44 años que vive en la localidad de Durán, próxima a Guayaquil, no imaginó que su hijo estuviera entre las víctimas porque no era de "las bandas".

El cadáver del joven de 27 años fue uno de los últimos en ser identificados: tenía mutiladas las piernas y la mano izquierda, además estaba calcinado por partes.

"A mi hijo no le mutilaron la cabeza como a otros, y tenía una cicatriz en la ceja y una bola de carne detrás de la oreja", relata la mujer. Esas señas, más una prueba de ADN, le confirmaron que era él.

Nunca recibió explicaciones oficiales ni ayuda sicológica, menos unas disculpas. Sentada en el sofá de su vivienda, Myrta extiende sobre las piernas un cartel con la foto a color de Tyrone. "¿Hijo, por qué te mataron?", se pregunta.

Para las autoridades forenses el reto no ha sido menor.

"Antes no enfrentábamos el ensañamiento (...) la desfiguración de las víctimas (...) Veíamos la utilización de armas cortas (...) revólveres. Pero ahora salimos a las calles y estamos enfrentando fusiles americanos, granadas, artefactos explosivos. La violencia ha crecido muchísimo", señala el mayor de la policía Luis Alfonso Merino, jefe de Medicina Legal.

- Las cárceles -

Han sido matanzas anunciadas que siguen el mismo patrón: los presos avisan lo que está por ocurrir vía WhatsApp, sostiene Billy Navarrete, del Comité por la Defensa de los Derechos Humanos.

"Finalmente llega el día y se comienzan a escuchar disparos y detonaciones. Las familias acuden a los exteriores de la penitenciaría y la fuerza pública no detiene los ataques entre pabellón y pabellón (...) Allá que se maten" pareciera ser el "emblema", sostiene.

Según este activista, los presos son "rehenes de las bandas" que se adueñaron de las cárceles para convertirlas en centros "seguros" de operaciones.

Los internos deben pagar de 400 a 500 dólares mensuales a esas organizaciones: "Pagan por su vida, por su alimentación, medicina, pagan por todo".

Incluso cuando uno de ellos es asesinado la familia debe seguir pagando la "deuda". "El dinero se deposita en una cuenta, es decir entra al sistema financiero, es todo un entramado sin ninguna investigación", denuncia Navarrete.

Su oenegé registra 600 presos asesinados desde 2019 y 3.000 menores y adolescentes huérfanos en consecuencia. La población carcelaria hoy alcanza las 32.400 personas en todo el país (7% en condiciones de hacinamiento contra 30% de 2021).

"El Estado no gobierna las cárceles", apunta Navarrete. Los centros de reclusión están bajo control de "organizaciones criminales con complicidad de agentes de la fuerza pública que permiten, toleran y se enriquecen con el tráfico de armas".

H.M.Hernandez--TFWP