The Fort Worth Press - Una abogada en el corazón de la maquinaria represiva de Rusia

USD -
AED 3.672698
AFN 71.945485
ALL 94.960531
AMD 393.846385
ANG 1.801124
AOA 836.999659
ARS 871.222503
AUD 1.55364
AWG 1.8
AZN 1.695038
BAM 1.83576
BBD 2.017834
BDT 109.678146
BGN 1.833114
BHD 0.376952
BIF 2863.860782
BMD 1
BND 1.361392
BOB 6.92047
BRL 5.230089
BSD 0.999343
BTN 83.424286
BWP 13.880363
BYN 3.270509
BYR 19600
BZD 2.014455
CAD 1.372055
CDF 2804.999945
CHF 0.911415
CLF 0.03476
CLP 959.140293
CNY 7.243103
CNH 7.25076
COP 3914.37
CRC 501.88194
CUC 1
CUP 26.5
CVE 103.497311
CZK 23.660799
DJF 177.961329
DKK 6.993375
DOP 58.973709
DZD 134.591437
EGP 48.366499
ERN 15
ETB 56.783619
EUR 0.93735
FJD 2.27385
FKP 0.802762
GBP 0.80729
GEL 2.665019
GGP 0.802762
GHS 13.442026
GIP 0.802762
GMD 67.898872
GNF 8591.300757
GTQ 7.77274
GYD 209.087752
HKD 7.83327
HNL 24.672655
HRK 7.08016
HTG 132.571793
HUF 369.308011
IDR 16225.5
ILS 3.761585
IMP 0.802762
INR 83.412902
IQD 1309.179651
IRR 42062.503778
ISK 141.080091
JEP 0.802762
JMD 155.755169
JOD 0.708801
JPY 154.73802
KES 131.420148
KGS 89.016498
KHR 4061.442577
KMF 462.574951
KPW 900.00035
KRW 1379.410487
KWD 0.308205
KYD 0.832833
KZT 445.917026
LAK 21309.367374
LBP 89493.241975
LKR 301.830298
LRD 193.19797
LSL 19.149539
LTL 2.95274
LVL 0.60489
LYD 4.876103
MAD 10.12418
MDL 17.898442
MGA 4405.89831
MKD 57.775798
MMK 2098.648395
MNT 3450.000346
MOP 8.062869
MRU 39.699267
MUR 46.530067
MVR 15.449961
MWK 1732.323375
MXN 17.02422
MYR 4.784984
MZN 63.501654
NAD 19.1502
NGN 1075.749863
NIO 36.784997
NOK 11.00678
NPR 133.47882
NZD 1.691655
OMR 0.384961
PAB 0.999352
PEN 3.728775
PGK 3.79767
PHP 57.482502
PKR 278.12632
PLN 4.034967
PYG 7393.467242
QAR 3.640502
RON 4.664701
RSD 109.828002
RUB 93.902594
RWF 1288.636086
SAR 3.751203
SBD 8.440171
SCR 14.107988
SDG 586.000211
SEK 10.90442
SGD 1.361175
SHP 1.26345
SLE 22.847303
SLL 20969.503664
SOS 571.504567
SRD 34.527002
STD 20697.981008
SVC 8.744134
SYP 2512.53037
SZL 19.212683
THB 36.971976
TJS 10.918161
TMT 3.51
TND 3.150987
TOP 2.39395
TRY 32.608898
TTD 6.786184
TWD 32.642497
TZS 2580.000227
UAH 39.789467
UGX 3807.995194
UYU 38.370925
UZS 12689.249946
VEF 3622552.534434
VES 36.296673
VND 25450.5
VUV 118.722038
WST 2.803608
XAF 615.696599
XAG 0.035874
XAU 0.000423
XCD 2.70255
XDR 0.758877
XOF 615.69082
XPF 112.45032
YER 250.349427
ZAR 19.07945
ZMK 9001.201861
ZMW 25.658907
ZWL 321.999592
Una abogada en el corazón de la maquinaria represiva de Rusia
Una abogada en el corazón de la maquinaria represiva de Rusia / Foto: © AFP

Una abogada en el corazón de la maquinaria represiva de Rusia

La testigo coloca su texto en el atril, de cara a la juez del tribunal de Moscú, y comienza a leer en voz alta: "Este hombre es un mentiroso, es propenso a las maquinaciones, es miembro de una secta política antirrusa".

Tamaño del texto:

El hombre está en la sala, en la jaula de cristal reservada a los acusados. Allí escucha a esta mujer decir que debe pudrirse en la cárcel porque se opone a la ofensiva rusa en Ucrania.

Su abogada, Maria Eismont, escucha con un aire de incredulidad. Después de cinco minutos, se levanta e interrumpe la declaración.

La AFP siguió durante dos semanas a Eismont, de 47 años, especialista en la defensa de opositores. En medio de la ola represiva en Rusia, ella habla de sus motivaciones y cuenta la historia del sistema desde adentro.

"Este testimonio no responde a la pregunta. Estamos escuchando una lección muy extraña, una especie de rumor, un texto que habla de personas que no tienen nada que ver con el caso", denuncia la abogada con su voz aguda y algo ronca.

"Camarada abogada, este texto dice que el acusado, que se presenta como una ovejita inocente, participó en acciones antirrusas", replica la testigo, animada por el juez a continuar.

El testimonio, que parecía una acusación, continuó en el tribunal de Moscú. La voz de la testigo se hace cada vez más fuerte, mezclándose con el traqueteo del teclado del secretario.

El acusado, Dmitri Ivanov, de 23 años, presentaba un programa de oposición en el canal de mensajería Telegram dirigido a los estudiantes de la Universidad Estatal de Moscú. Fue detenido en abril y acusado de "difusión de informaciones falsas" sobre el ejército, por lo cual se expone a 10 años de prisión.

La testigo, Liudmila Grigorieva, de 62 años, es investigadora de Física y Química en la misma universidad, la más prestigiosa del país.

"¿Usted ha estado en Mariúpol (sudeste de Ucrania) o en Bucha (cerca de Kiev)?", le pregunta Eismont, citando dos ciudades ucranianas donde el ejército ruso fue acusado de abusos.

"No, pero tengo familia en Donetsk", capital de los separatistas prorrusos en el este ucraniano, responde. "Yo sé lo que está pasando gracias a ellos y al ministerio ruso de Defensa".

Eismont sale decepcionada de la audiencia. Lamenta que el relato del ejército ruso se utilice como una "verdad a priori" en el juicio, sin ninguna verificación de hechos.

- "Aunque a nadie le importe" -

Unos días antes, Eismont estaba en la prisión moscovita de Butyrka para ver a uno de sus clientes más conocidos, el opositor Ilia Yashin, detenido en junio por denunciar el ataque en Ucrania.

"Toda nuestra vida ha cambiado, hay una guerra horrible, lloramos, estamos desmoralizados, vemos esta tragedia todos los días. Pero desde el punto de vista del funcionamiento de este sistema, no hay ningún cambio", dice Eismont en francés, que aprendió en la época soviética.

"Desde hace mucho tiempo", dice, es "imposible" probar su inocencia en Rusia.

El poder busca aislar al máximo a los opositores presos y limita cada vez más el acceso del público a los juicios.

Eismont lucha por mantener una apariencia de transparencia a punta de peticiones oficiales, al tiempo que apoya a las familias.

"Ella es como una terapeuta", dice Valeri Yashin, de 62 años, padre del opositor. "Calma nuestras emociones hasta donde es posible".

Abogada desde 2018 tras una carrera en el periodismo, Eismont ha defendido a muchos críticos del presidente ruso, Vladimir Putin, en particular a la oenegé Memorial, pilar de la defensa de los derechos humanas y coganadora del Premio Nobel de la Paz.

Desde el comienzo del conflicto, la abogada y madre de tres hijos dice haber recibido en su casa a más de 70 refugiados ucranianos en tránsito.

No tiene planes de salir del país, a diferencia de los miles de rusos que huyen de la represión y el reclutamiento militar. "Tengo gente para ayudar aquí".

Ella rara vez gana sus casos, pero eso no le importa. "No juego en el casino", explica.

Cuenta la historia de un hombre que durante años mantuvo la pista de aterrizaje de un antiguo aeródromo en un pueblo del Extremo Norte ruso, hasta el día de 2010 en que un avión comercial en peligro pudo aterrizar allí de emergencia. Sin este hombre, la pista no habría estado utilizable y los pasajeros posiblemente habrían muerto.

"Siempre hay que estar listo. Hay que seguir exigiendo respeto a los derechos y la ley, aunque a nadie le importe", afirma. Está segura de que servirá "el día en que la justicia regrese a Rusia".

T.Gilbert--TFWP